Vender un piso con hipoteca

¿Te has comprado un piso pero tus necesidades han cambiado y estás pensando en cambiar?

No te preocupes, vender un piso con hipoteca ¡Es posible! y en Tengotucasa te contamos cómo.

Lo más fácil y habitual para vender un piso con hipoteca es finiquitar la hipoteca con el dinero obtenido de la venta. De esta forma la cancelación de la hipoteca se hace en el mismo momento en que se firma la venta ante notario público. Es una operación sencilla que se puede realizar siempre que el importe de venta de tu vivienda sea igual o superior a lo que debas de hipoteca. Si no es así, existe la posibilidad de que tu banco te cancele el préstamo hipotecario y te ofrezca un préstamo personal por la cantidad que aún tengas pendiente de pago.

Otro factor a tener en cuenta son los gastos de cancelación. En muchos casos, los bancos plantean una penalización económica si cancelas el contrato hipotecario antes de tiempo. A lo que se suman los gastos de registro y de notaría de la cancelación. Por este motivo, puede que te interese buscar métodos alternativos para cambiar de piso con hipoteca.

Vender un piso con hipoteca. Unsplash.

Subrogación

Otra de las opciones para vender un piso con hipoteca es la subrogación. Esta operación es sencillamente un cambio de titularidad del préstamo hipotecario. Es decir, el vendedor transmite la deuda hipotecaria al comprador del piso. Si el precio de venta es más elevado que el del préstamo pendiente, el comprador tendrá que pagar la diferencia.

Para esto es necesaria la aprobación del banco, por lo que el comprador deberá superar un estudio del perfil de riesgo por parte de la entidad bancaria.

La subrogación beneficia de la misma manera al comprador y al vendedor. El primero se ahorra pagar el impuesto de actos jurídicos documentados (IAJD). Por otro lado el vendedor, evitará pagar gastos de cancelación, porque aunque el ya no sea el titular, el préstamo continuará existiendo.

Vender un piso con hipoteca. Unsplash.

Hipoteca Puente

Sirve para evitar pagar dos préstamos cuando has comprado tu nueva casa y todavía estás a la espera de vender la antigua.  Permite que en vez de tener que pagar dos hipotecas simultáneamente, se pueda pagar una sola hipoteca que engloba a ambas. Es decir, consiste en unificar las dos deudas en una sola, poniendo los dos pisos como garantía. La condición de la firma de este contrato, es vender uno de los pisos en un plazo determinado de tiempo, conocido como periodo de carencia. Una vez vendido se cancela la parte correspondiente del préstamo y se establece un nuevo préstamo para la nueva vivienda.

Sin embargo, esta opción supone un alto nivel de riesgo. De hecho, están pensadas para clientes muy solventes y que posean un elevado perfil económico. Puede que la cifra estimada para la venta no se alcance o que se acabe el plazo máximo acordado y no se haya vendido el antiguo piso, en esta situación el vendedor deberá pagar la cantidad que el banco le financió. Además, deberás afrontar mayores costes, ya que el tipo de interés en la hipoteca puente será superior a una hipoteca común y corriente.

Sin embargo tiene bastantes ventajas, entre ellas. Está la tranquilidad que te da poder disponer de más tiempo para vender tu piso. Otra ventaja será que al cambiar de piso con hipoteca puente, tampoco pagarás gastos de cancelación del primer préstamo. Además, al unificar la deuda, las cuotas que pagarás serán más asequibles.

En cualquier caso con un buen equipo de profesionales, podrás vender un piso con hipoteca al mejor precio y con seguridad.  ¿No lo crees? Contacta con nosotros y te resolveremos todas las dudas.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba